LOS ÚLTIMOS PERROS DE SHACKLETON, Ben Clark

245885

Los últimos perros de Shackleton
Ben Clark
Editorial Sloper
Palma de Mallorca, 2016

Ben Clark (Ibiza, 1984) es un poeta español de origen británico. Entre los premios que cosecha está el VII Premio Nacional de Poesía Joven félix Grande (2011) por La mezcla confusa o el XXI Premio Hiperión (2006) por su obra Los hijos de los hijos de la ira.

Abordando distintas perspectivas, Ben Clark nos sumerge en situaciones amorosas tratando sus diferentes estados con novedosa maestría. En el poema “You only love once”, aparte de otros aspectos, juega con la contradicción, con la razón y el sentimiento, lo que viene siendo la esencia del amor.

El poeta ha abierto de par en par su interior para que la amada lo conozca y no tenga miedo de sufrir por el amor que le promete: segura, como siempre de que no habrá disparo. Sin embargo, en “El poeta del puente” la previene de que a pesar del amor que le profesa no puede estar segura pues al final entendemos que el ibicenco sabe que todo tiene un fin.

El olvido, la frialdad, la indiferencia de la persona que nos ha querido toca también a estos perros en “Cinco días” donde la voz del poeta no se quiebra sino que refleja la decepción que le ha ocasionado su amada: atraídos también por el fulgor / que afirman que ya no truena.

A nuestro parecer “La hora del paseo” es el poema más brillante de todo el conjunto. Con una dolorida templanza, el poeta se convierte en su propia bestia; la que evita que salga y sea conocida, y que el mundo entonces sepa su verdad: porque le aterroriza que otros hombres / puedan interrogarle con preguntas / sobre la raza y sobre las costumbres / del animal que tiene amordazado.

La voz de Ben Clark a veces se hace fuerte y otras débil; a veces suplica y otras se impone. Y es que sólo se trata de un hombre paseando.

 

21 DE NOVIEMBRE DE 1915

No puedo escribir sobre ello

SIR ERNEST SHACKLETON

 

Y yo era del sol y el sol era bueno

y yo era de las nubes y del mar

y así estaba bien todo estaba bien

y tú eras el acero y la montaña

y el tiempo consumido y el futuro.

 

Y yo era de las muelas bucaneras

y de los huesos rotos y del parche

del ojo vago y tú eras de las noches

cuando se iba la luz la vela amable

y milagrosa y toda ha terminado.

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s